Derecto de Familia

Fraude económico en la pareja: cuando el ocultamiento de operaciones económicas se convierte en violencia de género.

Hoy la sociedad está dando un giro de 180 grados. Situaciones que siempre se aceptaron, acallaron, o a lo sumo, resultaban objeto de una tenue reparación económica, hoy son repudiadas por la sociedad como parte de un condenable entramado de violencia de género.

La justicia, de a poco, ha ido condenando y repudiando casos como el presente, en donde se aborda un aspecto tan complejo como es la violencia económica, ejercida mediante el delito de falsificación de documento público y estafa..

Así, la Cámara Federal de Casación Penal determinó que el ocultamiento de un hombre de la venta de un automóvil a su ex mujer constituyó "violencia de género del tipo económica" donde la mujer resultó ser víctima de la violencia económica -y en consecuencia, psicológica dada la relación vincular- perpetrada por su excónyuge.

Fue entonces que la Sala Primera del Tribunal, anuló el sobreseimiento a favor del hombre, quien "vendió un auto -bien ganancial- a espaldas de su ex mujer, y ella no pudo recibir la parte que le correspondía por la venta".

El fallo declaró, además, la inconstitucionalidad de una norma que exime de pena por los delitos patrimoniales causados por el hombre en perjuicio de la cónyuge mujer e impide la investigación de los hechos.

Cabe destacar que el ex esposo, había reconocido que la firma de la mujer había sido falsificada en la documentación para la venta del vehículo, indicando que ella no había concurrido al acto de venta porque estaba "deprimida" por la separación conyugal. En este sentido, se expresó en la sentencia que “…el descalificativo empleado por el imputado (deprimida) para describir una falsa situación, se corresponde con un estado estereotipado de la mujer con dolencias psiquiátricas y, por ende, de superioridad del sexo masculino, que es preciso erradicar de la sociedad en orden a alcanzar la igualdad de género, como mandato constitucional y convencional imperativo”.

Es notoria la estadística que el fallo en análisis considera de la OVD (Oficina de Violencia Doméstica, de la Corte Suprema de Justicia de la Nación), respecto de los tipos de violencia observada en el período comprendido entre los años 2008 y 2016, arrojando como resultado que la violencia económica ocupa un lugar importante (entre un 30 y 40% de los casos) precedida en primer lugar por la violencia psicológica (90%), la violencia física (entre 60 y 70%), la violencia ambiental (40%) y la simbólica (60%).

Esta estadística pone en relieve que, si bien la violencia económica y psicológica suele estar presente en las relaciones de matrimonio o de pareja, poco se denuncian. Los cambios culturales, empujarán probablemente a las mujeres a tomar cuenta de que dichas conductas no deben ser aceptadas con naturalidad y que merecen denuncia y la debida e integral reparación.

Contacto

Comuníquese para recibir asesoramiento o información adicional:

+54911 4940-2699
[email protected]